06 marzo 2008

¡España se rompe!

El discurso del "¡España se rompe!" no es nuevo. No se confundan. Es inherente a la escencia misma de la nación española. Un ejemplo de ello podría ser este poema de Quevedo de 1613 en el que se usa la imagen metafórica de la decadencia española para mostrar la decrepitud de su propia ancianidad:

Miré los muros de la patria mía,
si un tiempo fuertes ya desmoronados
de la carrera de la edad cansados
por quien caduca ya su valentía.

Salime al campo: vi que el sol bebía
los arroyos del hielo desatados,
y del monte quejosos los ganados
que con sombras hurtó su luz al día.

Entré en mi casa: vi que amancillada
de anciana habitación era despojos,
mi báculo más corvo y menos fuerte.

Vencida de la edad sentí mi espada,
y no hallé cosa en que poner los ojos
que no fuese recuerdo de la muerte.

Sin embargo, después de este poema vino lo peor. En el siglo XIX el imperio empezó a desquebrajarse, perdimos Bolivia, Colombia, Ecuador, Panamá, Perú y Venezuela gracias a la decisiva actuación de un nefasto personaje: Simón Bolívar, quién en un discurso en el Cuartel General de Trujillo en 1813, soltó esta lindeza:

"Españoles y canarios, contad con la muerte, aun siendo indiferentes, si no obráis activamente en obsequio de la libertad de la América. Americanos, contad con la vida, aun cuando seáis culpables"

Luego cuando perdimos
Cuba, Puerto Rico y Filipinas, con gran humillación de nuestro ejército por parte de una potencia joven, toda la generación del 98 nos dio la paliza con su pesimismo sobre el país. Distinguían entre la "España real" y la "España oficial" (Les suena, verdad) y divagaron sobre el "Problema de España" o el "Ser de España" que no dejaba de ser una formulación del "¡España se rompe!".

Una formulación camuflada de la anterior es la de las "dos españas" cuya mayor aportación cultural, para mi gusto, es este cuadro de Goya:


Además, y no menos importante, durante el siglo XX, perdemos el Sáhara Occidental (de forma bastante cutre, por cierto), Abd el Krim se hartó a matar españoles en Annual, nos metimos en una guerra civil (otra vez las dos españas) y la selección española de fútbol no ha hecho otra cosa que brindarnos frustaciones. Por lo que el espíritu patrio se ha resentido aún más.

En estas circunstancias sólo nos quedan las siguiente opciones:
  1. Seguir lloriqueando por las esquinas al tiempo que se nos llena la boca de España (tipo Rajoy)
  2. Liquidar lo que nos queda y vender los restos a un país vecino.
  3. Conformarnos con lo que hay y gestionarlo con eficiencia (es mi preferida)
  4. Cambiar de nombre al país (esto es una solución tipo "marketing" americano o también de empresa pública canaria)

3 comentarios:

vespinoza dijo...

Mas que romperse se "esmigaja"

Migue Mora dijo...

Se te olvidó una opción: Llamar a Aznar y a su amigo Bush y que nos ayude a recuperar lo perdido. Igual con alguna buena excusa... ¿petroleo?

skizo dijo...

Buena entrada, si señor.

Vota

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...