13 mayo 2010

Maneras de pensar

Leyendo esta rabiosa ráfaga que escribió Vespinoza en Malditas Mentiras, se me ocurrió desvariar un poco sobre los datos de la Estadística Sanitaria de la OMS que nos muestra en la entrada (ver Figura).

Estadística Sanitaria de la OMS para España
(sistema principalmente público) y EE.UU (sistema principalmente privado)


Los datos son los que son y no necesitan mucho comentario porque es evidente que el sistema público español permite a sus ciudadanos tener una mayor esperanza de vida, mayor esperanza de vida sana, menor mortalidad infantil y menor probabilidad de morir entre los 15 y los 60 años que en el sistema estadounidense. Y además de eso, lo hace notablemente más barato ya que a cada español ese sistema nos sale por 2.388 USD ( unos 1.840 €) mientras que a los yankies les sale por unos 6.714 USD/persona (unos 5.160 €/p) Sin embargo, como todo en la vida, hay distintas maneras de ver la realidad.

Desde un punto de vista socialdemócrata, o simplemente social, se puede decir que el sistema español es más eficiente que el norteamericano ya que consigue unos resultados objetivamente mejores con un coste económico más reducido, lo que permite dedicar sólo un 8,1% del PIB del país a gasto sanitario (a pesar de que los empleados públicos son unos parásitos y unos vagos que no merecen vivir) frente a un 15,1% que necesita el sistema privatizado americano para proporcionar servicios con peores índices.

No obstante, desde un punto de vista liberal-conservador, o simplemente capitalista, el sistema norteamericano es un generador de riquezas mayor que el español puesto que genera bienes y servicios por valor de un 15% del PIB frente a un pobre 8% en España. Además, el sistema USA evita que se genere la injusticia de que los contribuyentes tengan que pagar los tratamientos de aquellos ciudadanos que no han sido capaces de contratar un buen seguro médio o, simplemente han decidido no contratarlo. Así, cada uno paga por lo suyo. Por último, este sistema no obliga a nadie a estar asegurado, se respeta por tanto la libertad individual a este respecto, frente a la ingerencia del sistema público español que obliga a sus ciudadanos a pagar por su seguro médico quieran o no.

Por último, si el sistema español se homologara al norteamericano (además de empeorar nuestras perspectivas sanitarias) lograría que se generaran bines y servicios por un valor adicional de 3.320 €/p. Así, si contamos con 46,9 millones de habitantes (INE, 2010) eso significa que nuestro PIB aumentaria en 155.708 millones de € . Esto tendía una doble lectura:

Vía Ingresos. Si tenemos en cuenta que nuestra presión fiscal es de un 37,1% este aumento del PIB daría lugar a unos recursos adicionales al estado de 57.700 millones de € (superior al ajuste necesario para llevar el déficit al 3%)

Vía Gastos. Al suprimir el sistema público de salud, el Estado se ahorraría 1.840 €/p lo que supone un montante total de 86.300 millones de €.

Como conclusión desde la óptica liberal-conservadora, si se adoptara el modelo americano aumentaría la libertad de los ciudadanos, el PIB aumentaría en más de un 15% y el balance fiscal español mejoraría en 144.000 millones de €, es decir, nos situaríamos en un superávit histórico. Todo ventajas. No sé a que espera Zapatero.



2 comentarios:

exseminarista ye-ye dijo...

No des ideas. O mejor, no se lo recuerdes, que saberlo ya lo saben.

ricardo dijo...

Con el nuevo giro de este gobierno, yo no descartaría nada. Veo posible, incluso, la privatización del propio gobierno

Vota

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...