18 agosto 2010

Trabajar en tiempos revueltos

Cada pueblo tiene lo que se merece, ni más ni menos. Así, en la sociedad actual dominada por el capitalismo radical (el que aplica el libre mercado al beneficio de las grandes corporaciones y socializa las pérdidas de éstas, cuando las tienen) se ha elevado el pensamiento liberal (o neoliberal) a la categoría de dogma. Uno observa atónito como cualquier pelanas se pone de parte del gran empresariado en aras de conceptos que, probablemente, ni siquiera entienda muy bien (déficit, deuda pública, deuda externa, productividad, etc)

Esos son los mismos que te dicen que en España sobran funcionarios o que, estos, son unos vagos improductivos. Los mismos que, sin rubor, piden más médicos en la seguridad social, más policías en las calles y más profesores en los colegios públicos.

Son esos los que piensan que los privilegiados somos los que, a diario, tenemos que ir a trabajar para no hacernos ricos en la vida y no los que se permiten someter la voluntad de los gobiernos democráticos, poniéndolos de rodillas en el parquet. Y, por supuesto, son los mismos idiotas que piensan que las cosas no pueden hacerse de otra manera.

Sin embargo, alguno de esos idiotas puede llegar a ministro. Es entonces cuando, en su opulenta ignorancia, pretende hacernos creer que la clase media española no paga impuestos y que no queda más remedio que elevar la presión fiscal (sobre los asalariados, por supuesto). Debe ser que nunca ha tenido que mirar la, cada vez más escasa, nómina de un "trabajador de clase media". El impuesto de sociedades, las SICAV, el impuesto de patrimonio, el de sucesiones y el impuesto sobre artículos de lujo no están en la agenda (que somos liberales)



5 comentarios:

Torcuato dijo...

Veo que vuelve usted de las vacaciones con las pilas cargadas.

ricardo dijo...

Las pilas cargadas y muy mala leche. Por cierto, ¿para cuando una cervecita por la ciudad del adelantado?

Torcuato dijo...

Espero que pronto, que el calor aprieta.

eulez dijo...

¡Y el fraude fiscal y la evasión de impuestos, que no se te olvide!

Por suerte ya le han desmentido la tontería al Pepiño. Es increíble que haya llegado a ministro. Increíble.

ricardo dijo...

Tiene razón ud, sr Eulez. El fraude es muy doloroso para los que, como nosotros, estamos atados a una nómina (del Estado)

Vota

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...